Villena homenajea a las víctimas del Holocausto en el Alto Vinalopó

José Manuel Penadés
Por José Manuel Penadés enero 27, 2020 14:02

Hoy hemos realizado un homenaje con la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática y el Ayuntamiento de Villena, recordando a las víctimas del Holocausto del Alto Vinalopó.

El 27 de enero se conmemora y se rinde homenaje a las víctimas del Holocausto nazi en todo el mundo, coincidiendo con la liberación de Auschwitz hace 75 años. Una fecha que nos permite compartir el dolor de los hombres y mujeres, con nombres y apellidos, que sufrieron la deportación, la tortura y el asesinato en los siniestros campos de concentración y exterminio.

Antonio Sáez Pardo, un villenero nacido el 17 de mayo de 1884, fue detenido en 1944 y recluido en el presidio francés de Compiègne, para unos días después ser deportado al campo de Neuengamme. Meses más tarde, coincidiendo con la finalización del conflicto bélico, fue liberado. Hoy se ha inaugurado una placa en honor a Sáez.

Su legado junto al de los 9.328 españoles y españolas, de los que 5.185 fallecieron, 3.809 sobrevivieron y 334 figuran como desaparecidos, compone un testimonio de compromiso con sus convicciones personales y con la humanidad. Una declaración de principios éticos y políticos tan sólida y fuerte como esta baldosa conmemorativa sobre la que, paso a paso, seguimos construyendo cada día nuestra actual democracia.

El acto de hoy no implicaba mirar al pasado con rencor y ánimo vengativo. Tampoco se ha pretendido transformar el sentimiento de absoluta tristeza en resentimiento. Al contrario, se trata solo de un sincero y entrañable ejercicio solidario, cívico y responsable ante la vil atrocidad de un genocidio que vulneró sin piedad los más elementales derechos humanos.

La intención no persigue reabrir heridas, sino buscar la reparación y la redención para aprender de los errores y no repetir jamás tan lamentables horrores. A través de la empatía, lo que pasa en nuestro entorno nos afecta, como no puede ser de otro modo. La resiliencia, por su parte, nos capacita para saber actuar sobre lo que nos rodea antes, ahora y siempre.

Hoy es un día para recuperar la memoria y para no perder nunca más la dignidad. Ambas, memoria y dignidad, no pueden entenderse la una sin la otra. Los muertos no desaparecen mientras sigan vivos en el recuerdo. Precisamente, ese es el máximo reconocimiento y honor que se le puede conceder al ser humano, vencer su condición de anónimo mortal.

Por Fulgencio Cerdán

¡Haz un comentario!

comentarios

Últimos videos

Redes Sociales

Últimos comentarios

  • viagra online

    viagra online

    viagra online WALCOME

    View Article
  • Hacker Mater

    Hacker Mater

    Voto por la creación de un grupo de facebook: "Gente de Villena con hernias que hace la Romería".

    View Article
  • José Miguel

    José Miguel

    ¡ENHORABUENA por ese trabajazo, jefes!

    View Article